23 sep. 2013

Wolverine Inmortal

De la cúspide a la ruina total

El séptimo arte no escapa de las vicisitudes de la vida Industrias, historias y personajes tienen sus altos y bajos, pero...¿qué lo determina?

Wolverine Inmortal es la nueva entrega de una saga difícil de identificar. ¿La sexta de los X-Men o la segunda de Wolverine? Y es que, desde el 2000 ya se han producido siete películas relacionadas con el mundo de los X-Men. Originalmente escrita por Stan Lee y Jack Kirby en 1963 (así es, ¡yo tampoco había nacido!) ha tenido desde entonces sus aciertos, sus fracasos, sus reinvenciones, como todo en esta vida que parece ser cíclico e interminable (Rocky, Alien, Depredador, Martes 13...).
Wolverine 2 es la secuela inmediata de X-Men III: La Decisión Final (2006). Logan es un ermitaño que vaga por el mundo esclavo de su mutación convertida en maldición pues parece que vivirá por siempre con el recuerdo y el dolor de haber matado a la mujer que amaba. Pero eso está apunto de acabar. Yukio (Rila Fukushima) ha sido encomendada por su protector, el Sr. Yashida, un acaudalado empresario japonés (Hal Yama-nouchi) para que lo encuentre y lo lleve ante él. Yashida está muriendo pero quiere antes agradecerle a Logan por salvarle la vida años atrás dándole lo que nadie más podrá:  la mortalidad.

 


Sobre este escenario, Hugh Jackman vuelve a darle vida a uno de los mejores personajes de la serie "X-Men" de Marvel, en una producción colmada de buenas secuencias de acción y alucinantes efectos especiales pero repleta de incongruencias, situaciones absurdas y desaciertos que hacen que la película pierda todo el brillo y el esplendor que pudo tener.

Pero más allá de la suma de los pocas (pero graves) detalles, el peor enemigo de Wolverine 2 es ¡el propio Wolverine! Y ojo, no me refiero a la actuación de Hugh Jackman me refiero a un personaje con una pobre participación a pesar de estar en casi todas la escenas.

Y es que aunque Jackman ha sido consistente en su actuación al traernos al mismo patán egoísta, mal humorado, de peculiar moralidad y particular sentido de la justicia, este Logan, es otro. El Logan de Wolvering 2 es un tipo desubicado e ingenuo que llevan y traen en medio de una lucha de mafias japonesas y ninjas modernos que casi acaban con él.

No creo haber llegado a los treinta minutos de película cuando en medio de la sala me asaltaron un par de pregunta: ¿Quién escribió esto? ¿Para dónde vamos?. Y aunque la respuesta a la primera me dejó seguir comiendo chucherías, la segunda me acompañó durante toda la película hasta el mismo final cuando llegó la tercera que me acompañó hasta la casa: ¿Cómo es esto posible? ¿Qué pasó?.


Mark Bomback  es un tipo bien plantado que ha escrito historias con tramas como por ejemplo "El Enviado" (2004) y "La Lista" (2008), así como de acción como "Imparable" (2010) y "Desafío Total" (2012). Lo mismo sucede que Scott Frank: "The Loock Out" (2007), "La Intérprete" (2005), "Minority Report" (2002) y "Malicia" (1993) por citar tal vez las más conocidas. A lo que cualquier fanático del tema podría responderme "Si, pero no XMen". Y tienen razón, por lo que mi conclusión final es que, o fueron unos genios, o es lo peor que han escrito en todas sus vidas. Porque, pensándolo fríamente, si quieres escribir con seriedad uno de los momentos más oscuros de un personaje casi inmortal ¿Como lo escribirías? ¿Como se supone que debería comportarse Logan?, el es casi inmortal, ¿pero su mente?. ¡Ah ese es otro tema! Y eso se plasma claramente en la historia, un Logan atormentado que ve a Jean casi que en todas partes. Un Logan desorientado, confundido, vulnerable a ser manipulado a pesar de ser un tipo tan rudo como es porque en esas condiciones, uno no es uno. Y es que si el rompimiento amoroso (cuando se ama de verdad) o la muerte de un ser amado, es lo más estresante del mundo (dicho por psquiatras) imagina si tu mismo eres quien mató a esa persona. ¿Duro no?. Pero los chicos no conforme con eso deciden hacerlo más vulnerable mandándolo a envenenar con Viper, la mejor rival que Logan a tenido que enfrentar después de Magneto. ¡Genial! pero hasta aquí las buenas ideas.


Un enfrentamiento (Logan vs. Viper) que nunca se da y otro completamente absurdo (Viper vs. Yukio) donde gana quien no tiene las más mínima oportunidad. Una nieta que adoraba a su abuelo y quien luego no duda en matarlo. Un ministro que uno no se imagina como pudo llegar a ser ministro. Unos ninjas modernos que a plena luz del día nadie ve. Una policía japonesa que no existe. Unos rígidos códigos de honor japones enviados al traste de un plumazo. En fin, una historia que daba mucho, enviado a trasto de un plumazo en donde lo bueno es todo lo demás.

¿Poca experiencia en el tema X-Men por parte de los guionistas? ¿Demasiada expectativa en algunos fans? ¿Mucha exigencia por parte de algunos que quieren ver mucho más allá que un puñado de escenas de acción, lucha y efectos especiales? ¿Porque si funcionó en X-Men (2000), X-Men 2 (2003), ¿Es que solo Bryan Singer posee "el toque" mágico necesario?¿Fue entonces falta de pericia del director  James Mangold? No debería ser pues Mangold viene de hacer un excelente trabajo en "Tren a las 3:10" (2007).

Y es que ese no es problema pues Wolverine 2 es una película que está muy bien lograda. La película cuenta con excelentes interpretaciones entre las que destacan las de Rila Fukushima (Yukio), Hiroyuki Sanada (Shingen), Hunt Jackman (Logan) y Famke Janssen (Jean Grey) a pesar de sus cortas apariciones.

También destaca los efectos especiales supervisados por Brian Cox (¡alucinantes en verdad!); el impecable trabajo de sonido de John Larsen y Donald Sylvester; la banda sonora compuesta por Marco Beltrami, las escenografías de Rebeca Cohen, el trabajo fotográfico de Ross Emery y el vestuario a cargo de Isis Mussenden.

Son excelentes números a favor que, en mi caso personal, no lograron evitar ese amargo sabor que nos lleva a la pregunta del artículo: ¿Que hace que sea buena o mala una película? ¿Que lo determina? Muchos me aseguran que es una cosa de directores. ¿Será?. No lo sé.

Lo que si sé es que el próximo año se estrenará la nueva entrega de la saga: "X-Men, Days of the Future Past" y de que esta viene de la mano del propio Bryan, así que no pienso dejar de verla no solo en busca de respuestas, sino con la enorme expectativa de ver de nuevo en el lugar que se merece, a esta exitosa serie de increíbles personajes cuya historias personales giran entorno al profundo y delicado tema del racismo social.

Por Luis E. Blanco L.
leblancol@gmail.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: Tu comentario será revisado por nuestros moderadores antes de ser publicado.